Interested in Cryptocurrency?
Visit best CoinMarketCap alternative. Real time updates, cryptocurrency price prediction...

ARIEL CAMACHO lyrics - El Karma

El Levanton

Original and similar lyrics
Llegaron quisieron subirlo al modo y estilo en que lo hace la mafia pero este opuso resistencia y a toda la bola hizo que se doblara... Después de aquel brutal esfuerzo le dijo uno de ellos te voy a hablar claro nací involucrado en un crimen de alguien muy arriba y quiere verte el Mayo... No quiso pensarla dos veces subió a la blindada y dijo pa adelante seguro no soy a quien buscan no soy un traidor tampoco informante... Jamás he cambiado bandera estoy claro yo siempre he llevado un línea no me vendo por ningún lado hago bien mi trabajo y soy buen policía... Llegando al lugar indicado todo parecía que se acababa el mundo para hacer hablar a aquel hombre con toda su gente estaba el M1... Fueron tantos días en el juicio y ahora le agradezco a una voz muy chapita que si no se aclara ese enredo adiós campo el 10 y yo me voy en la lista...

Jonas El Enterado

Delgadillo Fernando
Jonas no era sino un joven que la pasaba averiguando, como así había sido siempre no le hicieron mucho caso y sabiendo del mundo poco poco como el que no es sabio poco y tan poco que un día decidió que iba a hacer algo. Me ando despidiendo pues me marcho a las montañas, dijo para mi regreso ya tendré largas las barbas quien le oyó se dijo entonces Jonás siempre ha sido un necio y a fe mia que su partida está mejor que su regreso. Poco le importaban que rieran cuando se fue ya conocía la risa del que no puede entender. Y se fue por los caminos ágil errabundo y solo iba dando briosos saltos y cantando alegres tonos en busca del viejo sabio que lo contestaba todo con harapos de100 años y un cascabel en el gorro. Le pasaron muchas cosas porque muchas cosas pasan a lo largo de los años que se mora en las montañas no encontró a nadie más sabio que el corazón que llevaba que le respondió sonriente a todo lo que preguntaba. Y un buen dia le vieron regresar de algún lugar. No pares de andar repasa el mundo con tu pie caminarán los hombres y comprenderán después. Volvió y no fue un día de fiesta la gente miró callada pues las barbas y la risa le cubrian toda la cara, traía un cascabel su gorra desteñida y remendada y unos harapos mugrosos y una sombra adelantada. Que me cuelguen de una encina si no veo las caras (dijo) de aquellos que preguntaron hace tiempo y aún se rascan, quien le oyó se dijo entonces éste si que no ha cambiado lo malo de que se haya ido es que se haya regresado. Se quedó por algún tiempo hablando y organizando festines y desafueros por la villa y los villanos pero llegó a tal su juerga y festejar desenfrenado que se celebró un concilio y sin más un día lo echaron. Y se alejó con las hojas que colgaran de las ramas a intervalos regulares como pasos que se marchan, la última vez que le vieron no iba sólo, encabezaba una cuadrilla de truhanes que iba rumbo a a las montañas. No pares de andar repasa el mundo con tu pile caminarán los hombres y comprenderán tal vez. mas recordarán los hombres y se olvidarán después.

Intrusiones De Diez Mozos

Delgadillo Fernando
Revisé el ministrilete y la manera como actuó; vi que tuvo algo de suerte y con engaños me enredó. Pero me dije en secreto: 'ahora no lo dejo hablar... vamos a acosarlo, sí, hasta que empiece a confesar que no es de ninguna forma un sabio, sino un charlatán.' Y al final de sus cantares yo fingí una falsa tos, le robé algunos aplausos y exclamé con recia voz. -Diré lo que opinan todos; pero ¿qué escuchamos, saco? diantres, que ha llevado usted una vida de bellaco. Nada tiene de ejemplar su existencia aventurera, como no sea el espantar al niño que va a la escuela, lo que le puede pasar si no cumple sus tareas. Bochorno debería darle, y habla de conocimientos, de lecciones; y aún le aplauden, pamplinas sin fundamentos. Ha faltado a esta asamblea, ya sólo para acabar, que se estiren las orejas y empiecen a rebuznar. Así que en este momento le ruego tome sus cuentas, enseñanzas y canciones, para que tome el camino por el rumbo que ha venido, como vino a dar lecciones que nadie le había pedido. Ande ya, vuelva al sendero de la perdición sin demorar; no necesitamos, gracias, sus lecciones, por ahora. El bribón cruzó los brazos y ya no me cupo más duda, y dije: -me supongo que tal vez necesita usted ayuda. y a la gente hice notar que precisaba voluntarios. Vinieron diez mozos fuertes, me cogieron entre varios para arrojarme a la fuente y desoír mis comentarios. Yo volé como un palomo no me alcancé a resistir; y luego rugió un gran coro: -Cese ya de interrumpir. Más yo no había dicho todo, así que me puse en pie con porte altivo y bizarro, y de pronto... ¡achú!, estornudé, presa de un fuerte catarro. -Así que... ¡achú!- Comencé-. Dijo usted que... ¡achú, achú! ¿A quién pretende engañar? Y él me dijo: -Salud... oiga, pare ya de estornudar, ¿es alergia? -No, catarro-Contesté cuando sacaba de la chaqueta el pañuelo que mi nariz precisaba. -Espero no intente usted sonarse aquí, frente a todos. -Dijo y agregó discreto: -Mostraría muy malos modos. -¡Caramba! con su permiso -me excusé-. Tiene razón, un público distinguido siempre exige educación; no tardo ni un momentito. Y me escurrí con sigilo, intentando al retirarme el pasar inadvertido. Él asintió comprensivo mientras desvió la mirada, para examinar sus dedos de uñas algo maltratadas. Luego, revisó la suela de su bota agujereada, y por último a una piedra, le dio una buena patada. Yo me soné la nariz con seis fuertes bocinazos. La gente fingió no oír mientras se cruzó de brazos. Volví un poco arrepentido pero bastante aliviado y ocupé un modesto sitio, aún tímido y remojado. -Ande, venga, cuente usted algo que nos quiera contar. Dijo alguien, y yo agregué: -Conde Bruno del Breñal. Que al escucharse nombrado recobró la compostura; se irguió y exclamó arrogante con soberbia y apostura. -Conde Bruno, conde Bruno, conde Bruno ese soy yo: Así me decía una princesita que me conoció. Ni son quién para saberlo, ni debía contarlo yo, pero cuando era un mancebo mis amores tuve con la hijita casta y consentida de incauto señor feudal. Que se iba de cacería dejando libre el lugar que un ufano, si es galano, siempre puede aprovechar. De modo que así comienza y para su conocimiento esta historia que no es cuento, aunque alguno así lo piense. La princesa ha estado triste, que triste, triste no estaba, pera la falta de sueño la tenía desmejorada.

Donde El Que Sabe Esconde

Delgadillo Fernando
El belitre se adornaba, pero a mi no me engañaba cuando así acabó su canto. Observé que no contaba mucho, porque terminaba misteriosamente cuando iba a decir qué sabía y por evitar ser más largo, cerraba la letanía. -Otra vez dijo que sabe, pero no ha dicho que cosa es lo que sabe y que es tan largo que no cabe en tanta prosa. -Dije citando orgulloso, con voz alta y bien templada, mi crítica elaborada a ese saber tan dudoso. Y el rufián me estuvo viendo desde distintas posturas siempre contra la pared; se me acercó cauteloso y exclamó: -¡Otra vez usted! Pensé que me conocía y para salir del apuro dije desconfiadamente: -Vaya... no esté tan seguro. Él me miró de reojo y se acercó murmurando, como el que recuerda un rostro mientras va refunfuñando. -Cara angosta, nariz larga, el mismo, no cabe duda. ¿Cómo dijo lo que dijo que entre la gente se escuda?-, preguntó y yo repetí... -Qué otra vez dice que sabe, pero no ha dicho que es lo que sabe, y que es tan largo que no cupo en cierta prosa. Digo, y para que me escuche a modo de comentario, criticando diestramente, su saber... innecesario. El granuja pegó un brinco al recibir mi estocada, más luego puso el semblante de a quien no le asusta nada y dijo distraídamente... -Ya escuché su comentario tonto, pero insatisfecho; le aclararé algunas cosas para su bien y provecho. Como piense que el saber se encierra en una tonada, deja la clara impresión de que no ha entendido nada; no entiende lo que le dicen y aún quiere que digan más. Al mirar su absurdo caso me permite recordar el cuento de la oreja chica que junto a la oreja larga nunca aprecia lo que escucha, por llorar lo que le falta. Pero no se desanime, sé de una forma segura en que aprenda de mi ciencia su necia cabeza dura. Oigan el cuento que empieza y que escuchen con atención las jóvenes casaderas... A una fiesta asistí yo, donde el novio de la novia, quiero decir, el marido de la novia desposada, era el hijo de un tío mío de piel azul, ni más, ni menos. El tío tenía un castillito que heredó de unos abuelos que murieron hace mucho, cuando él era principito. Pero volviendo a la fiesta, quiero decir que invitado no asistí, por vergüenza e hidalguía. De tal suerte, me vestí de malandrín, por bailar, confundido con la plebe, poco más de cuatro días que se hubo de festejar. Y de este modo el sinvergüenza, recobrando la guitarra, cantó la canción más necia que ha escuchado aquel que aprecia la música acompañada. Y que con ademán gentil le dedicó a las doncellas, ¡Sí!, Las bodas de Erefil, para que aprendieran de ellas.

Sinaloa... Princesa Nortena

JENNI RIVERA "Que Me Entierren Con La Banda"
[Lupillo:] aver carnala yo quiero Q se aviente rola pa toda la rasa de sinaloaa oiga ai le va´ y un saludaso pa toda la raza brava de valirapuato razaa y ai le va [Jenny:] sinaloa eres hermosa sin par 11 rios fertilisan tus tierras valle mar costa tierra y en ti por q dios ordeno fueras bella eres linda por q eres mujer en tu nombre solo ai 7 letras en mi pexo un castillo y ensendio para ti mi prinsesa norteña te lo juro q ignoro tu historia pero siento q vas en mi ser por q el ver tus bellesas de ensueño comprendi q te iba a querer canto a tu hijo mayor culiacan masatlan el dorado y el roble alos mochis guasave y tambien nabota escuinapa y aome el recodo rosario y aval como a todas tus hembras tan bellas a guamuchil la noria y echois lo recuerda mi alma abenturera aun q no soi de aqui llo te canto y te llebo en mi pexo por ley por q tu eres prinsesa en mi patria donde mexico asteca es el rey

Desde La Tierra (Tercer Planeta)

Control Machete "Artilleria Pesada: Presenta"
Intro: X2 A la raza ac?en el norte (HEY) A la raza all?en el sur (HEY) A la raza en el oriente (HEY) A la raza en el poniente (HEY) Verse 1: Sobre la tierra completa volamos Y nos acomodamos Entre los mares caminamos Aunque usted no lo crea Nos preocupamos, hablamos, analizamos Corregimos los errores que encontramos Algunas veces no congeniamos, cambiamos Hablamos distintos lenguajes Y crecimos en distintos lugares Pero aqu?estamos todos Atra韉os por la fuerza de gravedad Late que late No nos movemos hasta que nos quiten lo que nos prestaron Aprovechamos nuestro tiempo Repeat Intro x2 Chorus: Esta es la tierra Es el tercer planeta Quieras o no quieras Seguir?dando vueltas Verse 2: Somos seres un poco extra駉s (Ah) Nuestro nivel de vida anual no lo cuidamos Nos olvidamos de no pasarnos y aceleramos Un poco mé† , sobrepoblando Gastando nuestro tiempo discutiendo Por espacios terrenales, as?hemos sido siempre Tropezamos con la misma piedra, nos levantamos Como vamos, as?avanzamos Toda la raza, toda la gente Es la unié'‡ la que nos mantiene Aqu?parados, aqu?luchando representando Toda la Artiller韆 Pesada presente. Repeat Intro x5 Repeat Chorus x4

Was it funny? Share it with friends!